Adaptaciones tres.

-o el eterno regreso- Una de los temas recurrentes durante las pláticas con algunos colegas es el punto y aparte. Ese que debemos poner cerca de la fecha de entrega por que el tiempo se termina y las circunstancias no permiten seguir el rumbo que encontraste durante el desarrollo de tu proyecto. Ese punto lo hemos puesto muchas veces, lo que nos lleva en muchas ocasiones a regresar –como plan o proyecto- a echar mano en trabajos pasados. “Si te vas, déjame una lana” es uno de esos proyectos inacabados y pesadillescos a los cuales debimos dejar de lado por nuestra inexperiencia y velada arrogancia. Los temas pendientes los revisaremos más detalladamente en el futuro, pero lo traemos a colación por que de aquí, de esta adaptación temático/estructural de Si una noche de invierno un viajero, surgió el tema de El particular Apocalipsis de Benoni Tcach. Era mediados de 2008 y estábamos atendiendo la última convocatoria del Quick Flick World. A esta distancia, es difícil recordar con precisión el tema de la justa y el parámetro técnico, pero lo importante es que preparábamos este corto que era el regreso a preparar un personaje para Ben García después de hacer tres cortos cuyas protagonistas eran mujeres. Benoni tiene ese nombre por que el mismo Ben pudo llamarse así en la vida, pero una vez que se descubrió el significado del nombre –Hijo de mi tristeza, en serio- Optaron por llamar Benjamín a aquel personaje que da cuerpo a Benoni. Tcach es el apellido de un autor de un libro, el libro es de Economía, y aunque trata de una proyección de las posibles repercusiones de la economía China en el mundo –escrito hace como quince años- lo que nos interesó en ese momento era el apellido del autor, pues nos parecía impronunciable, pero quedaba increíble con el nombre del protagonista, así que lo adoptamos para nuestra historia, basada en la última novela apócrifa contenida en la ya mencionada novela de Italo Calvino. El nombre y la anécdota estaban listas, ahora escribiremos los motivos –personales- que dieron motivos al personaje –Pura ficción proyectada. Para hacer honor a la verdad , andábamos buscando exorcizar a Benjamín. Si bien es cierto que nos permitimos explorar ciertos aspectos plásticos con esta historia, como ese aspecto de viñeta automática que tiene todo el corto, y esa oportunidad de desaparecerlo todo para quedarse solo, sólo es medio y pretexto para sacar eso que traíamos atorados el Benji y el resto de quienes formamos Producciones Imperdonables. Aprovecho esta historia para escaparnos de las cosas del mundo aunque fuese por cuatro minutos. Azalia, quien compuso la música de Si te vas... también regreso para este proyecto, sus notas pusieron el tono que estabamos buscando con esta historia. Ahora nosotros buscamos que regrese de nuevo. Al final, Benoni no se escapa, pero tampoco regresa el mundo a su condición anterior. La historia queda abierta, motivo para regresar de nuevo –siempre regresar, pues a veces los puntos finales son apenas el principio- y descubrir hasta dónde podemos llegar después del hipotético fin…

Comments

Popular Posts