La realidad frente a la cámara

Onirísmos

Las circunstancia, ese lado de la realidad a la cual acudímos cuando algo se sale de nuestro aparente control. La circunstancia nos abraza un día y va complicando mucho proyectos personales hasta ponerlos en un lugar alejado de nuestros pendientes, pero a la vez tan cerca, tan desesperantemente cerca, que uno encuentra difícil el hecho de no haber tomado un tiempo para sentarse y retomar aquello que a empezado. Así estoy ahora, robandole horas a la madrugada, abrazado de la circunstancia, para retomar este virtual espacio t tratar de llevar a buen termino la difícil tarea de escribir acerca del sentido de realidad del realizador, regresando a la pregunta planteada en los materiales oníricos del mismo apartado: ¿Son los sueños una parte definitoria de la realidad o es nuestra percepción de realidad la que define nuestros sueños? De alguna forma, el absurdo de los sueños esta sujeto a alguna leyes vivenciales -propias de cada cuál- hecho a partir del cual, recordamos ese amasijo de imágenes informes y, como el poeta, le damos forma, sentido y en ocasiones hasta se le atañen significados de grandes proporciones cosmicas cuando no son los relojes blandos o los rostros vacíos de rasgos los que nos inquietan, si no aquello dentro de esas imágenes y sensaciones que nos explica una parte de nosotros mismos, pero, cuando creemos que algo hemos comprendido, somos, por alguna razón, incapaces de hablar de ello de forma clara. Allí el eje sobre el que gira la exposición de muchos surrealistas, es la inquietud, lo privado, el anhelo y la incapacidad la que parece rondar en muchos de nuestros sueños, es ese temor propio del ser humano que todavía se pregunta por qué de las cosas y cuál la causa del miedo a la oscuridad o qué es esa duda a dar otro paso; o hablar y dejar mucho en claro, y hacer de lado las prohibiciones inócuas y dezcalsarse para sentir el frío del suelo si es que eso pone remedio a esa sensación de falta que ronda nuestros días y hace malas muchas de nuestras noches. Vigilioxil esta construido a partir de esas sensaciones.













Si, pareciera que nuestro sentido de realidad define nuestros sueños, sin embargo, no todo en ellos esta cargado de esas sensaciones anteriormente descritas. También esta la otra parte, esos sueños que no duran, que se pierden apenas abrir los ojos, esos sueñor en los que nos sabemos felices o dichosos por cosas tan sencillas como correr descalzo sobre suelo de duela o comer aquel platillo o qué se yo.
Hay tanto, también, que esos sueños explican acerca de uno mismo.

Comments

Popular Posts