Los Signos en pantalla

Toda vez que uno –espectador, autor, hombre o mujer en pugna- sale de si mismo y comienza a observar el mundo como si fuese otro quien observa y registra los hechos cámara en mano, entonces la pantalla, al momento de la exhibición, deja de ser ese elemento opaco para llenarse de esas cosas que, en nuestra otredad, entendemos y aceptamos como verdadero. A este punto es importante aclarar: todos tenemos un mundo distinto en nuestros ojos, es por ello que las lecturas de un mismo texto pueden convertirse en miles de posibilidades, aunque siempre con algunos puntos en común basados en referentes –según circunstancias sociopoliticoculturalesconomicas de cada cual- Para explicar los mecanismos de los referentes es necesario que este texto se torne muy, muy formal, pero no tema, lector, que no se trata de construir un aparato conceptual hipersofisticado, si no hacer comprensible el tema de los signos desde la perspectiva audiovisual.
La semiótica (semeión, signo; ikos, de, característico de) estudia lo que es característico de los signos, es por ella que entendemos el signo como algo que esta en lugar de otra cosa, que representa otra cosa y que es entendido por alguien para algo, es decir, un signo es un objeto, una imagen, una palabra, que esta en lugar de otra cosa –por ejemplo, un corazón rodeado de una I, una N y una Y, donde entendemos que el corazón esta en lugar de la palabra amor- y que a alguien –un neoyorkino en un principio- le significa algo –ese amor citadino tan extraño- para algo –en el ejemplo, para vender playeras- De la misma forma en la producción de audiovisuales, hacemos uso de signos para comunicar ideas, donde la interpretación de dichos signos se hace, en la mayoría de los casos, de manera intuitiva.
A los signos los dividiremos en signos verbales y no verbales los cuales comprenden signos de lenguaje verbal, signos de lenguaje visual, y signos de lenguaje auditivo.
Los signos nos transmiten significados e informaciones. Son significados cuando están codificados, es decir, cuando son interpretados de una única forma, y dicha interpretación es conocida y compartida por las personas que pertenecen a una misma cultura. Por otra parte, llamamos información a aquello que no tenemos entendido “en automático”, a aquella idea no codificada y que, por lo tanto, su interpretación depende de cada persona, del marco de referencia que le da, a cada uno, sus vivencias, su formación y sensibilidad.
En Irónico/onírico, hacemos uso de signos masticados hasta el hartazgo, fáciles, pero condimentados con un toque de fobia cultural que raya en lo ridículo.



Y el resultado es una broma semiótica de fácil acceso, aunque no por ello menos pensada.
Que lo disfruten.

Comments

Popular Posts